Encarna María Toral

Encarna María Toral
Verano, tiempo para el desarrollo de la creatividad en niñ*s y jóvenes
junio 24, 2024

Verano, tiempo para el desarrollo de la creatividad en niñ*s y jóvenes

¿Qué beneficios psicológicos aporta?

Comenzamos el verano y con ello, numerosas posibilidades para experimentar en el tiempo libre y dedicarnos a aquello que más nos gusta. ¿Pero sabemos realmente qué es lo que nos motiva?

A lo largo del curso, niñ*s y jóvenes en su mayoría no encuentran el espacio y tiempo para dedicarse a experimentar y desarrollar su curiosidad. Las horas de clases, estudio de exámenes, deberes y extraescolares, dejan muy poco margen para desarrollar su creatividad sin directrices determinadas, y poder así disfrutar del placer que implica descubrir y seguir el camino de la propia imaginación con lo que “se hace, se piensa o se construye”.

Es importante aportar espacios a niñ*s y jóvenes en estas vacaciones para que puedan descubrir y profundizar en aquellos temas por los que se sientan interesad*s. Lectura, dibujo, animaciones y creación de videojuegos, programación, cocina, deporte, manualidades, construcciones y maquetas, teatro, música, baile, cine, cuidar de otras personas o animales, aportar y colaborar en tareas de casa, juego con iguales, etc.

La amplitud y diversidad de actividades es tan extensa como aquello en lo que cada un* esté interesad* y como adultos, sería muy recomendable poder facilitarles en la medida de lo posible estos espacios.

¿Pero qué importancia tiene el desarrollo de intereses y la creatividad en niñ*s y jóvenes?

Aporta numerosos beneficios psicológicos, y entre otros, vamos a destacar los siguientes:

Facilita el desarrollo vocacional, ya que da pistas al niñ* o joven, de que unas actividades o tareas le gustan más que otras. Les permite darse cuenta de qué sienten y cómo se sienten cuando realizan determinadas acciones. Pueden descubrir nuevas motivaciones, pero para ello, es necesario dejarles hacer, permitirles que tomen iniciativas y validar, siempre que sea posible, sus ideas y propuestas.

Les ayuda a ser personas más resilientes. Tener un interés auténtico por algo que es constructivo en nuestra vida, cuando sentimos la capacidad de ir más allá en una actividad, de aportar ideas, de disfrutar experimentando y profundizando en temas que son significativos para nosotr*s, nos aporta en general, un mayor sentido en nuestras vidas, por lo que ante las adversidades, será más fácil encontrar la fuerza y la motivación para continuar adelante.

Aporta autoestima y desarrollo de la propia identidad. Si facilitamos a niñ*s y jóvenes el desarrollo de sus intereses, de su creatividad, liberando de prejuicios lo que elijan o deseen hacer (siempre y cuando obviamente sea algo constructivo y respetuoso consigo mism* y con los demás), les daremos la oportunidad de conocerse mejor a ell*s mismos, de “verse en situación”, de aprender de sus errores, de desarrollar tolerancia a la frustración, de superar obstáculos, de tomar decisiones, y estar más cerca de quienes son realmente.

Desarrolla la capacidad de comunicación y el trabajo en equipo. La actividad creativa en sí misma, fomenta la expresión a través del cuerpo, de las manos, del juego, del lenguaje, la imaginación y en este sentido, dota de herramientas a los niñ*s y jóvenes para poder comunicar y transmitir lo que están descubriendo, lo importante que es para ell*s así como la posibilidad de compartir con los demás las diferentes actividades que realicen.

Mejora el desarrollo emocional. Las actividades creativas permiten expresar emociones a través de distintas vías, como el lenguaje, el dibujo, el movimiento corporal, el juego libre y compartido, etc. por lo que ayudan en la regulación de nuestro mundo emocional.

Además de estos beneficios psicológicos descritos, podríamos continuar con una larga lista de otros que tienen que ver con el desarrollo cognitivo, la mejora de habilidades sociales, el fomento de valores humanos y solidarios, el respeto a las diferencias y la diversidad así como la mejora de su integridad dotando de un mayor sentido sus vidas colaborando en el desarrollo integral de l*s menores.